Guía de presión


Aunque la angiografía coronaria sigue siendo la herramienta básica para el diagnóstico y el intervencionismo coronario, la valoración funcional de las lesiones coronarias se ha convertido en una práctica obligada para decidir la revascularización cuando la angiografía o la clínica del paciente no son concluyentes.

La reserva fraccional de flujo (FFR) es el índice que cuenta con mayor evidencia científica, requiere el uso de una guía intracoronaria de presión e hiperemia máxima (farmacológica), para valorar si una estenosis es capaz de producir isquemia miocárdica, guiando la decisión de implantar (o no) un stent coronario.

Comentar ...

Your email address will not be published.