En pacientes con cáncer, la actividad física moderada y controlada reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular a 10 años

En pacientes con cáncer, la actividad física moderada y controlada reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular a 10 años

I Jornada de Actualización en Cardio-Oncología celebrada en el Hospital La Luz

El pasado jueves se ha celebrado en el Hospital La Luz la primera Jornada de Actualización en Cardio-Oncología organizada por los servicios de Cardiología y Oncología Médica del centro hospitalario.

Los doctores Roberto Martín Reyes y Esther Holgado

Han participado prestigiosos expertos que han sido presentados por los doctores Roberto Martín Reyes, jefe de servicio de Cardiología del Hospital La Luz, Luis Calvo, director del Área de Prevención Cardiovascular del centro y Christian Garriga Braun, director Gerente del Hospital La Luz.

Dr. José Luis López-Sendón

El doctor José Luis López-Sendón, jefe de servicio de Cardiología del Hospital Universitario La Paz, expuso el problema, el diagnóstico y el tratamiento de la cardiotoxicidad. La enfermedad cardiovascular es la segunda causa de mortalidad a largo plazo en supervivientes de cáncer. Y según este experto, existe una potencial cardiotoxicidad en algunos tratamientos que se utilizan en el cáncer como la quimioterapia o, en muchas ocasiones la radioterapia. Pero, por otro lado, se ha demostrado que tanto la quimioterapia o la radioterapia ofrecen beneficios al mejorar el pronóstico de muchos enfermos de cáncer”, ha señalado.

Para el cardiólogo, la cardiotoxicidad es el número de episodios cardiovasculares que potencialmente ocurren durante, o después, del tratamiento del cáncer. Se refirió a la incidencia de la insuficiencia cardiaca con algunos de los numerosos fármacos que pueden favorecer el desarrollo de hipertensión o diabetes, aumentar las cifras de colesterol o desencadenar arritmias durante los tratamientos quimioterápicos. Hizo referencia a los datos de CardioTox, grupo de trabajo de cardio-oncología, donde se analiza la cardiotoxicidad asociada a los tratamientos oncológicos.

El doctor Abraham López Ricardo, responsable de la Unidad de Prevención Cardiovascular, Rehabilitación Cardiaca y Cardio-Oncología del Hospital La Luz, abordó el papel de la rehabilitación cardíaca en la prevención de la cardiotoxicidad. “El cáncer y los trastornos cardiovasculares son 2 de las enfermedades crónicas no transmisibles que más morbimortalidad presentan, comparten factores de riesgo comunes, incluyendo el envejecimiento y el estilo de vida no saludable”. Según el doctor la estrategia común de prevención está centrada principalmente en cambios de estilo de vida y la práctica de ejercicio regular. “En pacientes con cáncer la actividad física moderada y controlada reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular a 10 años y la incidencia de cáncer en un 48%”, ha matizado.

Otro especialista que ha participado en la jornada ha sido el doctor Diego Alcaraz Nunes, médico adjunto del servicio de Oncología Médica del Hospital La Luz, que trató los beneficios de la Unidad de Cardio-Oncología del hospital. Ha afirmado que los casos de cáncer aumentan ante el crecimiento y el envejecimiento de la población lo que conlleva un aumento también en la enfermedad cardiovascular. “Los pacientes curados de un cáncer no deben fallecer de una complicación cardiovascular”, ha subrayado. “Para ello la importancia del trabajo multidisciplinar de las Unidades de Cardio-Oncología”.

La jefe de servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, doctora Lucía González Cortijo, ha destacado en su exposición los hábitos de vida cardiosaludable en el paciente oncológico. Desde los beneficios del ejercicio aeróbico, de fuerza y de flexibilidad hasta la dieta mediterránea que disminuye un 30% el riesgo de enfermedad cardiovascular. La oncóloga, firme defensora de la calidad de vida en pacientes oncológicas, presentó su Fundación La Vida en Rosa que nace con el propósito de mejorar la vida de las mujeres con cáncer y la de sus familiares.

Por último y para cerrar la sesión intervino la doctora Esther Holgado Martín, jefa del servicio de Oncología Médica del Hospital La Luz, que ha planteado el manejo del riesgo trombótico en el paciente oncológico. En este sentido ha reconocido que el tromboembolismo venoso constituye una grave complicación en los pacientes con cáncer y especialmente en aquellos que están recibiendo quimioterapia. “Mayor riesgo de recurrencia y de complicaciones hemorrágicas cuando está en tratamiento. Por ello, la importancia y necesidad de las unidades de Cardio-Oncología que ayudan a reducir episodios cardiovasculares”.

La jornada estuvo dirigida a personal sanitario, médicos, enfermería y auxiliares.

Comentar ...

Your email address will not be published.