Aterectomía rotacional


La presencia de lesiones coronarias calcificadas es un indicador de enfermedad avanzada y predictor del fracaso de la angioplastia.

El calcio genera dificultad de acceso y problemas para la adecuada dilatación e implante de un stent. La aterectomía rotacional facilita el tratamiento de lesiones calcificadas al avanzar una fresa elíptica rotatoria (“oliva”) fabricada por una aleación de cobre-zinc, revestida de níquel y recubierta de partículas de diamante, actuando como superficie de rotación abrasiva. La “oliva” realiza un corte diferencial, pues es capaz de abrasionar selectivamente la placa fibrocálcica mientras se preserva el tejido normal adyacente.

Comentar ...

Your email address will not be published.