¿Qué hacer en caso de una parada cardíaca?

¿Qué hacer en caso de una parada cardíaca?

Si todos supiéramos identificar esta situación con precocidad, pedir ayuda y realizar las maniobras de resucitación cardiopulmonar básica lograríamos reducir en gran medida el número de personas que fallecen o el riesgo de secuelas neurológicas que ocurren como consecuencia de la ausencia de oxigenación cerebral.

La inmensa mayoría de las paradas cardiacas se producen lejos de un hospital, sobre todo en nuestros propios domicilios o en recintos públicos, con una incidencia que se sitúa entre 67 y 170/100.000 habitantes. Generalmente, en estos lugares no suele haber personal sanitario que pueda dirigir la reanimación. Por ello, el objetivo de quienes presencien un episodio de este tipo es comenzar la reanimación cardiopulmonar (RCP) cuanto antes, para que los órganos del paciente, sobre todo el cerebro, no se encuentren tan dañados cuando se presente la ambulancia.

La mitad de la población adulta reconoce no saber identificar correctamente una parada cardiorrespiratoria. Pero, si tiene miedo de hacer RCP o no está seguro de cómo hacer RCP correctamente, debe saber que siempre es mejor intentarlo que no hacer nada, la peor reanimación es no realizarla y la diferencia entre hacer algo y no hacer nada puede ser la vida de una persona.

En este post vamos a repasar la RCP para que tengan unos conocimientos básicos.

Evaluación inicial:

  1. SEGURIDAD: Asegúrese que usted, la víctima y otros testigos del incidente estén a salvo.
  2. BÚSQUEDA DE RESPUESTA: sacuda suavemente a la víctima por los hombros, preguntándole en voz alta “¿estás bien?”
  3. COMPROBAR VÍA AÉREA: Si no hay respuesta, coloque a la víctima boca arriba. Con una mano en la frente y los dedos de la otra en la base del mentón, incline suavemente la cabeza de la víctima hacia atrás levantando la barbilla para abrir las vías respiratorias. Mire, escuche y sienta la respiración durante no más de 10 segundos.
    1. Si está seguro de que la víctima respira normalmente pero aún no responde, colóquela en la posición de recuperación que se describe a continuación.
      1. POSICIÓN DE RECUPERACIÓN: Para poner a la víctima en posición de recuperación, se la debe coger con una mano por la pierna y con la otra por el hombro y girarla hacia el reanimador hasta que quede de lado. La pierna que queda arriba se ajusta de tal manera que tanto la cadera como la rodilla estén dobladas en ángulos rectos, la cabeza queda inclinada suavemente hacia atrás para mantener las vías respiratorias permeables. Se debe mantener a la persona caliente hasta que se consiga ayuda médica. Si la respiración o la circulación se detienen en algún momento, se debe girar a la víctima de nuevo boca arriba e iniciar RCP.
      2. Si no respira normalmente (apenas respira o da jadeos poco frecuentes y ruidosos), llame a los Servicios de Emergencia (112) y envíe a algún testigo a buscar un DEA, usted deberá iniciar las maniobras de RCP.

Reanimación cardiopulmonar básica

Si no ha recibido capacitación sobre RCP o no está seguro de si puede hacer respiraciones de rescate, solamente haga compresiones ininterrumpidas en el pecho hasta que lleguen los sanitarios. No es necesario que intente hacer respiración de rescate. Los pasos a seguir son:

  1. Arrodíllese al lado de la víctima.
    • Coloque la parte inferior de la palma de una de sus manos en la mitad inferior del esternón de la víctima (o centro del pecho).
    • Coloque la palma de su otra mano encima de la primera mano y entrelace los dedos.
    • Mantenga sus brazos estirados.
    • Colóquese verticalmente por encima de la víctima y presione el esternón para comprimirlo unos 5 cm (no más de 6).
    • Después de cada compresión, libere toda la presión sobre el pecho, sin perder el contacto entre sus manos y el esternón.
    • Repita a una velocidad de 100-120 compresiones por minuto.

DEA

  • Tan pronto como llegue el DEA, enciéndalo y coloque los electrodos en el pecho desnudo de la víctima.
  • Si hay más de un reanimador, se debe continuar la RCP mientras se colocan los electrodos en el pecho.
  • Siga las instrucciones habladas y visuales dadas por el DEA.
  • Si se aconseja descarga, asegúrese de que no haya nadie tocando a la víctima y presione el botón de descarga, inmediatamente después reanude la RCP y continúe según las indicaciones del DEA.
  • Si no se aconseja ninguna descarga, reanude inmediatamente la RCP y continúe según las indicaciones del DEA.

Situación especial debida a la pandemia por Covid-19

Las guías del Consejo Europeo de Resucitación promueven la continuación de los intentos de reanimación en las paradas cardíacas, al tiempo que procuran minimizar el riesgo para la persona o personas que actúen de reanimadores y proporcionen el tratamiento. Si no hay certeza sobre la presencia de la COVID-19, las personas que realizan RCP deben realizar una evaluación dinámica del riesgo considerando:

  • la prevalencia en el momento actual de la COVID-19,
  • la clínica y presentación de la víctima (por ejemplo, antecedentes de contacto de riesgo, síntomas compatibles con COVID-19…),
  • la probabilidad de que el tratamiento sea eficaz o fútil,
  • la disponibilidad de equipo de protección individual y los riesgos personales y laborales para las personas que proporcionan el tratamiento.

Se ha abordado en este post la reanimación de las personas de bajo riesgo o con resultados negativos confirmados para la COVID-19.

No interrumpa la RCP hasta que…

  • Un profesional de la salud le indique que no continúe, o, la víctima definitivamente se esté despertando, moviéndose, abriendo los ojos y respirando normalmente, o, usted se agote.
  • Es poco probable que la RCP por sí sola reinicie el latido cardiaco espontáneo; de modo que, a menos de que esté seguro de que la víctima se haya recuperado, continúe con la RCP.
  • Señales de que la víctima se ha recuperado: despertar, movimientos, apertura ocular, respiraciones normales.

Dra. Ana Casado,

Especialista cardióloga general y hemodinámica

Comentar ...

Your email address will not be published.