Dr. Miguel Pérez-Carasa

Soy el doctor Miguel Pérez-Carasa, Cardiólogo Clínico de la UICAR.

¿Cuál es el ámbito de la Cardiología Clínica?

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de muerte en el mundo.  Este es el caso también para España, por encima de otras patologías como el cáncer, las enfermedades infecciosas o los accidentes de tráfico

Dentro del grupo de enfermedades circulatorias, las enfermedades isquémicas del corazón (infarto o angina de pecho) siguen ocupando el primer lugar en número de defunciones. Esto se debe, fundamentalmente, a la elevada presencia de factores de riesgo cardiovascular, como el tabaco, la hipertensión, la diabetes o el colesterol.  El aumento del estrés y la falta de hábitos saludables explican el incremento de las enfermedades circulatorias, las isquémicas del corazón y las cerebrovasculares, así como el aumento considerable entre las mujeres por su acceso cada vez mayor a puestos de trabajo de responsabilidad y con mayor estrés.

La enfermedad coronaria o cardiopatía isquémica es la más frecuente, la causa de más del 30% de la mortalidad cardiovascular. En el caso de las arritmias, más del 4% de los españoles mayores de 40 años sufren fibrilación auricular, que es la arritmia más frecuente.

Los síntomas más frecuentes de las enfermedades cardiacas que nos deben alertar son dolor u opresión torácica con el esfuerzo o en reposo, aceleración del corazón o latidos irregulares, mareo o pérdida del conocimiento, cansancio excesivo o sensación de falta de aire, hinchazón de los pies.

La cardiología clínica constituye el cimiento en donde se apoya la especialidad. La innovación creciente de las pruebas diagnósticas, en especial las de imagen, recalcan aún más si cabe su importancia, ya que es el Cardiólogo Clínico quién ha de integrar la información de la clínica con las pruebas complementarias.

Como Cardiólogo Clínico tengo una amplia experiencia

  • Evaluación del dolor torácico.
  • Evaluación del riesgo cardiovascular.
  • Evaluación preoperatoria.
  • Enfermedad coronaria aguda y crónica (angina, infarto de miocardio).
  • Hipertensión arterial.
  • Alteraciones del colesterol y los lípidos.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Enfermedades de la Aorta.
  • Arritmias cardíacas.
  • Miocardiopatías.
  • Enfermedades del pericardio.
  • Lesiones valvulares.
  • Endocarditis.
  • Cardiopatías congénitas.
  • Evaluación del sincope (pérdida de conocimiento)
  • Revisión de marcapasos